El cartel de la paz: La pugna al interior de la JEP

El choque de poderes al interior de la JEP: un pulso a nueve manos por la contratación del tribunal deja como saldo la renuncia del Secretario Ejecutivo y nueve magistrados bajo la lupa. Breve: La pugna interna por la contrata

El cartel de la paz: La pugna al interior de la JEP

El cartel de la paz: La pugna al interior de la JEP

En el 2017 Naciones Unidas nombró a Néstor Raúl Correa Secretario Ejecutivo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) quien en pleno ejercicio de su cargo denunció ante los medios que Patricia Linares (Magistrada Presidente de la JEP) organizó un grupo con nueve magistrados para quitarle sus funciones y poder tomar decisiones burocráticas dentro de la entidad. Es decir, denunció que dichos magistrados orquestaron un complot en su contra para quedarse con la contratación de personal del tribunal de JEP y de la distribución de poderes al interior de la corporación. Según su denuncia los nueve magistrados son: Danilo Rojas, Catalina Díaz, Caterina Heyck, Rodolfo Arango, Iván González, Alejandro Ramelli, Eduardo Cifuentes y Yesid Reyes.

La fantasía paranoide de Correa empezó cuando Patricia Linares le solicitó, a comienzos del 2018, aclaración sobre el gasto de 4,7 millones, dineros que debieron destinarse a la implementación de la infraestructura básica para el funcionamiento del tribunal de la JEP. Para ese entonces, no se había hecho la adecuación de la sede, ni se contaba con los sistemas de información, telefonía y comunicaciones. También, se le acusa por la asignación de carros Renault Logan regulares para los magistrados en lugar de vehículos blindados, como los que utilizan los magistrados de las altas cortes; y por la contratación de 163 contratistas requeridos, elegidos y designados exclusivamente para él.

Desde ese momento, empezó un cruce de acusaciones entre Correa y la magistrada Linares que dio paso a una desconfianza institucional que trascendió fronteras. Las críticas por su falta de gestión, se agudizaron según El Espectador cuando se conocieron las pretensiones de ambos lados por tener el poder en el diseño y contratación del personal que apoyará a los magistrados en los diez años de vigencia de la JEP.  Y es que la contratación del personal para el tribunal es una papaya servida para el apetito burocrático de estos servidores de la Nación.

Por un lado, Correa propuso que la planta consistiera en 440 personas para toda la entidad, sin magistrados auxiliares, sino asesores por despacho. Mientras que los magistrados proponían que entre las funciones de la Presidencia quedara el nombramiento del personal para la Jurisdicción, la cual sería una planta que sí contemplaba magistrados auxiliares y personal de apoyo.  A la final, esta última propuesta fue acogida por unanimidad de los magistrados electos. Es decir, a Correa le toco compartir la tajada del ponqué y hacer una pataleta monumental para sostener que a través de correos entre Linares y el Ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, se estaba estableciendo una estrategia para quitarle funciones a la Secretaria Ejecutiva y modificar la distribución de poderes al interior de la JEP.

Linares contraatacó denunciando a Correa por el acceso ilegal a correos y comunicaciones privadas entre los magistrados, que según ella solamente contenían sus opiniones sobre el proyecto de ley estatutaria de la JEP. A la fecha avanza a paso de tortuga el diseño del sistema de representación judicial de las víctimas que es responsabilidad de la Secretaria Ejecutiva.

En conclusión, la renuncia de Correa representa un paso hacia adelante en la implementación de los acuerdos, pero hay que tener bajo la lupa a los nueve magistrados implicados en el escándalo, y en la recién nombrada Secretaria Ejecutiva, Martha Lucía Zamora; quienes sin duda estarán tentados a morder la papaya de la corrupción en un futuro. También, es imperativo que se instauren canales entre a la ciudadanía y la JEP para conocer los procesos de contratación y el destino de los recursos para el cumplimiento de los acuerdos de paz.

Comentarios

Artículos Relacionados