Minería. Temor por el futuro de la industria en el país

Minería. Ricardo Ávila, director de la revista Portafolio, aporta una mirada reflexiva y concienzuda sobre las implicaciones que puede llegar a tener el fallo T-733 en contra de la compañía Cerro Matoso

Minería. Temor por el futuro de la industria en el país

Minería. Temor por el futuro de la industria en el país

La editorial ‘Un boquete muy peligroso’, escrita por el Director de la revista Portafolio Ricardo Ávila, aporta una mirada reflexiva y concienzuda sobre las implicaciones que puede llegar a tener el fallo T-733 en contra de la compañía Cerro Matoso. Según Ávila si el fallo es aprobado se desencadenaría una crisis de grandes proporciones para toda la industria minera y extractiva del país.

Ávila señala que, dentro del fallo se acusa a Cerro Matoso de haber causado múltiples enfermedades dentro de las comunidades aledañas a donde opera, así como de daños graves al medio ambiente debido a la extracción de níquel. Según el fallo el elemento químico se está filtrando en el agua que consumen los habitantes de la región, sin embargo, se han realizado múltiples estudios y ninguno ha podido comprobar que exista una relación directa entre las actividades extractivas de la compañía y las dolencias de la comunidad o del medio ambiente.

Por su lado, la Corte Constitucional hizo caso omiso a los estudios y falló en contra de Cerro Matoso. La posición de Ávila es clara, a sus ojos el fallo representa un problema mucho más grande que la posible quiebra de una compañía que aporta millones de regalías al país; se trata de la punta del iceberg de una problemática que vincula a cientos de compañías extractivas en el país. Si la Corte no aprueba los incidentes de nulidad presentados por Cerro Matoso, se abre paso a la condena de otras empresas dedicadas a la minería sin pruebas concretas ni seguimiento del debido proceso, dando paso a la desestabilización de una de las industrias más importantes del país.

Independientemente de la posición de Ávila, es importante resaltar el impacto positivo que ha tenido Cerro Matoso en la región de Montelíbano, Córdoba, que a pesar del impacto ambiental que supone la extracción minera ha sabido devolver a la comunidad con escuelas, hospitales, calles, acueductos y generación de empleo. El impacto medio ambiental también ha sido compensado con la plantación miles de hectáreas de bosque. Además, hay que tener en cuenta que el níquel se utiliza para la fabricación de acero inoxidable, un elemento que no se disuelve en el agua bajo ninguna circunstancia y por ende no genera ningún riesgo para las fuentes hídricas, las personas o la tierra misma.

De esta forma, se trata de un acuerdo de mutuo beneficio en el que la economía del país se ha visto beneficiada, así como la comunidad de Montelíbano. Se han llevado a cabo grandes proyectos educativos que van más allá de la construcción de instituciones educativas como programas de becas para trabajadores y habitantes de la zona. También, se han adelantado importantes proyectos de infraestructura vial encaminados a mejorar la calidad de vida de los cordobeses. Entonces, resulta paradójico que se empuje al abismo a una compañía que ha velado desde el principio por el desarrollo y bienestar de la región mientras se realiza una extracción responsable y sobre todo rentable para el país.

 

Comentarios

Artículos Relacionados