La mermelada del jefecito

Llegó el 2018 y con él un nuevo presidente, un nuevo Congreso, nuevos ministros y lo demás ¿Pero y la mermelada dónde está?

La mermelada del jefecito

La mermelada del jefecito

El partido del Centro Democrático proclama a los 4 vientos que se acabó la mermelada de Juan Manuel Santos, los favores políticos y las ayudas para congresistas a cambio de votos para aprobar proyectos. Proclama también la llegada de un presidente limpio y transparente que no favorecerá a ningún político y que dejará que sea la democracia la que actué y mediante la cual se aprueben o no las decisiones determinantes para el país.

Pues bien, aún no ha pasado un mes y los congresistas de los partidos tradicionales ya están dando gritos auxilio, ayuda, “colaboraciones”, dejándose ir con  todo el ‘lobbismo’ para recibir una buena porción de la mal llamada ‘mermelada’; pero el presidente no cede.

Ante la “adversidad” los congresistas deciden tomar cartas en el asunto y vengarse, no aprueban al candidato a la Contraloría del Centro Democrático, en cambio, se unieron para votar en favor de un contralor que es amigo de todos ellos. Pero la venganza de los congresistas no ha terminado, en una sorpresiva alianza entre Liberales, La U y Cambio Radical, con el respaldo de los Verdes, el Polo y Farc, para dejar sin representación al Centro Democrático en el Consejo Superior de Política Criminal.

La derrota del presidente y su partido parece inminente, pero el primer mandatario se mantiene firme en su lucha contra la mermelada, muchos se preguntan ¿Cuántas derrotas aguantará Duque antes de ceder ante los congresistas? La respuesta puede tardar, lo cierto es que la mermelada existe, existe para los miembros del partido Centro Democrático. La mermelada se camufla y se esconde entre las sombras, pero ahí está, ayudando a sus congresistas para construir el camino hacia su reelección, ayudando al verdadero presidente a mantener el control que perdió por 8 años.

También le puede interesar: http://laramatorcida.com/pugna-al-interior-de-la-jep/

El nombramiento de militantes del Centro Democrático se hace necesario para garantizar que el jefecito tenga el control, pues no va a cometer el mismo error dos veces. Sale entonces el nombre de Susana Correa para dirigir el Departamento para la Prosperidad Social, el llamado de Daniel Palacios para ser viceministro de defensa, el nombramiento del Jaime Amín como nuevo dueño del ‘computador de Palacio’, El viceministerio del interior también tiene nombre uribista el “pilón” Juan Manuel Daza quien fue secretario de la UTL del expresidente.

A lo anterior se suman el nombramiento de ministros propios del partido Centro Democrático como: Nancy Patricia Gutiérrez, MinInterior, persona de confianza de Álvaro Uribe Vélez; Eva Maria Uribe, Min Minas y Energía y excandidata al senado; Jorge Mario Eastman, Secretario General de Presidencia, tuvo a su cargo el desarrollo e implementación de la Política de Seguridad Democrática del expresidente Uribe; Alicia Arango MinCultura, quien fue Secretaria privada Uribe Vélez.

Al parecer con tantos nombres de confianza el jefecito del partido del Centro Democrático es el único que tiene derecho a ‘mermelada’ en el gobierno de Duque. Parece que no está dispuesto a ceder una gota de confianza en su propio candidato, pues la mermelada no es para nadie, solo para Uribe y el Uribismo.

Comentarios

Artículos Relacionados